INSTRUMENTOS DE VIENTO

Muchos instrumentos tienen su origen en la naturaleza o en el mundo animal. Donde vemos más nítido este origen es en los cuernos de un animal, una rama hueca o una caracola. Al tocarlas solo pueden producir un número limitado de notas. Con la intención de extender su gama musical sus inventores han agregado orificios y nacen las hoy en día llamadas flautas que dan origen a otros múltiples instrumentos.

Shofar
O
riginalmente el cuerno del chivo, instrumento ritual en el mundo judío. El shofar del grupo es de toro. Se corta la punta del extremo angosto, es decir la punta del cuerno. Este orificio se sopla como la boquilla de una trompeta.

Caracola
Caracola de mar, de la cual se corta también el extremo angosto. Este orificio se sopla como la boquilla de una trompeta. Emite un sonido muy profundo y bajo.

Flautas
Cualquier caramillo que se toque por un agujero en un extremo y que tenga agujeros para los dedos, se puede llamar flauta.

Flautas dulces: su sonido se produce por el aire que es cortado por un bloque (filo) y circula por el túnel. Tiene en general 8 agujeros. Flauta sopranino, soprano, contralto, tenor (clasificación moderna).
Flauta traversa: se mantiene horizontalmente, tiene 8 orificios, fue construida por Jorge Matamala en 1988 en madera en chapas.
Flauta irlandesa: también se mantiene horizontalmente, tiene 7 orificios, proviene de Galicia, España. Fue un regalo a Jorge Matamala durante nuestro viaje en 1992.
Flauta de pan: también es llamada zampoña o siringa. Su nombre flauta de pan fue tomado del mito del Dios Pan, cuando la ninfa a la que amaba Pan, fue convertida en caña, él cortó la caña en trozos de diferente longitud y con ellos hizo una música que le consoló de la perdida. Se sopla como a un cuello de una botella, su largo define su altura, mientras más grande, más bajo su sonido.

Flauta de una mano: flautín con tres agujeros arriba y uno abajo, se puede tocar en pares ya que se necesita solo una mano para tocarla. Soplando más fuerte por la boquilla se logra que la columna se divida de modo que vibra en dos mitades y así produce notas más agudas. En numerosas imágenes medievales vemos esta flauta acompañada por un tambor.
Fuentes: “La Música” por Ardley, Neil (Co-Editor), Biblioteca Visual Altea, Madrid, 1989

La Trompeta o Busina
Las 2 trompetas del conjunto miden cerca de 2 metros, son de bronce y estan hechas en varias secciones que pueden desmontarse después de utilizarlos o darles menor largo, que tiene como resultado una afinación más aguda. Son instrumentos de un solo tubo largo con terminación en forma de embudo en el cual se pueden lograr las notas por cambio de presión y postura de los labios en la boquilla: Fa-Sib-Fa’-Sib’. Fueron adquiridos en el año 1999.
“Ya en la antigüedad aparecen imágenes con instrumentos parecidas a las trompetas, probablemente originarios del Asia central. Desde el siglo XIII la Busina esta muy difundida en la Europa medieval, tiene un uso más bien bélico, en los ejércitos se encuentran adornados con oriflamas con las armas del príncipe. También encuentran lugar en eventos oficiales y acompañando la danza..
Si hay más de un instrumento es frecuente que estas tocan notas distintas, no se usa que dos instrumentos iguales interpretan la misma melodía o en este caso la misma nota pedal, no se duplica una voz idéntica como se acostumbra hoy día..
Es uno de los pocos instrumentos medievales con registro grave. Se acompañan de otros instrumentos ‘altos’ o de fuerte sonido como el puntero de la gaita, shawn y tambores.

Nombres encontrados: Al nafir, Añafil, Nfrt, Busina

Fuentes: Lewon, Marc, “Musik im Mittelalter” en revista Karfunkel n°32, 2000, pág. 28-33, Karfunkelverlag Nelli, René, Trovadores y Troveros, José J. De Olañeta, Editor, 1987, palma de Mallorca Salazar, Adolfo, La música en la sociedad europea, Alianza Música, Madrid 1983 Reese, Gustave, La Música en la Edad Media, Alianza Música, Madrid, 1968

Shawn
“Instrumento con 8 agujeros de lengüeta doble, da origen posteriormente al oboe. Aparecen en documentos con los siguientes nombres: albogue u albogón, chalemelle, bombarda, schalmei, dulzaina o shawn.”
Fuente: Fernández de la Cuesta, Ismael, “Historia de la música española”, Alianza Música, Madrid 1983, cap. 16
El shawn del conjunto de forma recta con 8 orificios tiene un sonido muy fuerte, por lo mismo requiere bastante aire y fuerza. Su boquilla conste en la doble lengüeta, la salida del sonido es más ancha que el túnel de aire y tiene forma de embudo. En las imágenes medievales se relaciona muchas veces con la gaita.

Gaita
“Respirar es uno de los problemas con que tienen que enfrentarse los músicos que tocan instrumentos de viento. Algunos son capaces de respirar por la nariz sin dejar de soplar al mismo tiempo por la boca (respiración circular). Una solución más fácil para lograr un sonido sin interrupciones es separar la boca del instrumento y agregando una bolsa de aire, originalmente un odre que sirve de fuelle, apretándolo bajo el brazo para darle aire al caramillo y al bordón”.
Nombres: Gaita, Gayta, Cornamusa, Museta, Odrecillo.
Fuente: Salazar, Adolfo, “La música en la sociedad europea”, Alianza Música, Madrid 1983
Las dos gaitas gallegas del conjunto tienen un bordón afinado en do y un caramillo melódico con 7 agujeros. Los dos están provistos con doble lengüeta. El sonido de la gaita es bastante fuerte y requiere mucha fuerza y habilidad.

Organo portativo
El órgano también fue uno de los primeros instrumentos del conjunto, sin embargo durante dos años fue más bien un elemento decorativo, antes de aprovechar realmente su belleza sonora. Llegó desde Inglaterra (Early Music Shop, Londres) por valija diplomática con el apoyo de los Amigos del Teatro Municipal. Retiramos en conjunto el “paquete” en la aduana del aeropuerto como una valiosa joya, y más grande aún era la sorpresa al ver cientos de elementos, maderas, gomitas, teclas sueltas, tubos individuales. Era un verdadero rompecabezas de miles de piezas. Por lo mismo pedimos ayuda al luthier Charles Needham con el ensamblaje del instrumento. Bueno, se logro terminar con un excelente y hermosísimo resultado: el primer órgano portativo medieval en Chile. Ahora su presencia decora y embellece el sonido del conjunto.
Sus dos octavas, 24 tubos de diferentes tamaños, se tocan con la mano derecha, mientras la izquierda maneja el fuelle para brindarle el aire necesario a los tubos. Al accionar una tecla se abre una compuerta al tubo correspondiente permitiendo el flujo de aire a través de él, saliendo por el filo y así hacer sonar a ese tubo. Los tubos son de extremo cuidado, por su aleación blanda, por esto, desde que llegó el segundo set de tubos desde Inglaterra, los guardamos por separados y para cada actuación o ensayo se arma el instrumento. El “rol” del órgano es bastante diverso, lo usamos tanto para melodía como para pedales o acompañamientos. Su sonido es suave, un poco opaco, pero muy dulce.
“Este instrumento, descendente de los órganos hidráulicos mencionados en Bizancio en el siglo IV, es un aerófono de tubos de diversos tamaños que definen su altura de sonido. Mientras más grande y largo el tubo, más grave el sonido. De Bizancio pasaría al Occidente, quizás a través de España, pues ya existe aquí a mediados del siglo V. San Isidro lo menciona en su tratado de música. A partir del siglo X podemos estar seguros sobre la existencia de órganos en Europa por su mención en las actas de consagración de la iglesia de monasterio Sant Benet de Bages. Su uso fuera del templo a partir del siglo XI requiere una versión más pequeña y se construyen los órganos transportables o portativo.“
Fuentes: Fernández de la Cuesta, Ismael, Hist. de la música española, Alianza Música, Madrid 1983, cap. 16 Nelli, René, Trovadores y Troveros, José J. De Olañeta, Editor, 1987, Palma de Mallorca

Textos e investigación: Promaestra Saira, Miriam Gusella Ebert

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
Calenda Maia. Resolución Minima 800 x 600.